Me acompañan en este camino...

Páginas vistas en total

Estrellas en el horizonte (no tan lejano)

lunes, 8 de julio de 2013

Cris Morena... una aliada en mi vida

Este es un post diferente. De esos que trato no hacer seguido en mi blog. Pero hoy vi el programa "Gracias por venir" en el que homenajearon a Cris y no pude, primero evitar las lágrimas, segundo, revivir mil historias que disfruté gracias a esa gran mujer.
Cuando era chiquita Jugate Conmigo era mi adoración, llegaba del colegio muy apurada a merendar y no perderme el programa. Soñaba con estar en él, ser parte de los chicos que la acompañaban, me sabía todas las canciones, intentaba bailar las coreos, etc. Fui creciendo y Jugate seguía conmigo, jugaba a ser Trini o Felicitas, me moría de amor por el Chino y seguía soñando con algún día ser parte del mundo de Cris. Terminó Jugate y fue un sacudón... ¿y ahora qué? no me imaginaba todo lo que iba a venir. En 1996 aparecieron las chufas, esas Chiquititas con las cuales reía, lloraba, me emocionaba, soñaba. Compraba revistas, cassettes, mi cuarto se convertía en el Gran Rex y yo era una chiquitita más. Iba creciendo pero ellas crecían a la par conmigo entonces todo era increíble. Paralelamente a esas pequeñas, en el 98 empecé a vivir un Verano Eterno. Plena adolescencia, canciones que me llegaban a las entrañas y que hasta el día de hoy suenan en mis aparatos de música. Bombones como Tomás Fonzi que eran un despelote. En fin... unos dos o tres años que me atraparon con historias que llegaban al corazón. Al terminar Chiquititas y Verano fue un bajón, pensar en todos los años vividos viéndolos y que ya no iban a estar más en mis tardes. Sabía que algo más se le iba a ocurrir a Cris, y claro que si, allá llegaron (conforme a mi edad) los rebeldes. Rebelde way aterrizó para volver a soñar, crecer con ellos, sentir que había personas que podían vivir lo que una vivía de un modo u otro. Luego ya de grande, llegó Floricienta y me encontró a una edad en la que más que divertirme con el programa (el cual me gustaba mucho a pesar de mis veintis...) me veía en ese papel como si pudiera ser yo la que encarnaba ese rol. De hecho, una vez en el Gran Rex al ver todo lo que generaba Flor y su equipo, no paré de llorar en prácticamente toda la función porque (creo yo) imaginaba lo increíble que sería estar ahí, y que nunca lo conseguiría.
Cris formó parte de mi historia. Crecí con sus programas, su música, me hacía soñar, creer, confiar en que todo o algo que andara mal podía cambiar.
Cuando murió Romi, no lo podía creer. Con mi hermana al ver la noticia lloramos como si hubiese muerto un familiar cercano. Es que eso es lo que genera Cris, es algo inexplicable y no sé si con palabras algún día pueda transmitir lo que siento al verla. Ella es luz, los mensajes que intenta transmitir son maravillosos, en este mundo donde casi nadie busca sacar la luz de los demás y hacerlos brillar de la manera que mejor puedan, ella no baja los brazos. Trata de enviar un mensaje más allá de todos los cuestionamientos y críticas que le puedan dar. Ella sigue, renació después de sobrellevar de la mejor manera el dolor más grande que creo puede tener un ser humano, perder a un hijo. 
Yo, desde mi rol de maestra muchas veces intento reflotar un montón de cosas que tengo guardadas de enseñanzas que Cris me dejó a lo largo de casi toda mi vida. Intento nunca olvidar a esa chiquitita que fui, soñadora, que peleaba por lo que quería, que adoraba cantar, se veía arriba de un escenario dando lo mejor por los chicos. Trato de dárselo a mis niños desde mi salón. Es lo que me tocó y que me hace muy feliz, algo de artista también pongo en mi trabajo.
Parecerá una locura este post. Pero no, sé que muchas personas entienden de lo que hablo.
Doy gracias a la vida por haber nacido en este siglo y poder disfrutar de las creaciones de Cris.

No hay comentarios: